Formación


El elemento educativo más innovador del proyecto es su propio formato. La combinación de cursos de formación con los de carácter productivo, en función de la valorización del territorio y el intercambio internacional, representa el gran potencial real de aprendizaje y crecimiento de Castello Errante. Cada acción que contempla el proyecto es un pretexto para el descubrimiento, la comparación y, por tanto, las oportunidades, la experiencia, el conocimiento. El aspecto educativo solo se reconoce dentro del rico programa de masterclasses y talleres planificados cada año; más bien en todo el grupo de actividades que impulsa el proyecto en su continuo y armónico desarrollo.